Menu & Search
Halloween, una tradición divertida

Halloween, una tradición divertida

Esta tradición celta se replicó en todo el mundo logrando que cada 31 de octubre, grandes y chicos celebremos, compartamos juegos, disfraces y comida especialmente elaborada para la ocasión.


Alegría, disfrute, juegos: así es como en esta fecha estamos dando el paso del “Día de los muertos” al “día de los vivos” y para esto, los disfraces, las calabazas y las golosinas son un clásico.

Un par de ideas que no fallan:

Hacé fantasmas flotantes: Inflá unos globos blancos y tapalos cada uno con un trozo de plástico blanco (una bolsa de basura blanca cortada) o una gasa blanca. Atá el “cuello” con una cinta justo debajo del globo y cortá los bordes para que quede a tiras. Con un marcador negro, dibujá los ojos y colgá los “fantasmas” del techo con un hilo.

Mesa dulce para los chicos: si no tenés tiempo de cocinar galletitas, podés armar una mesa con un mantel negro y una tela naranja y servir galletitas bañadas en chocolate. Sumale a la mesa unas calabazas decoradas, vasos de plástico forrados en negro y en naranja y ubicá en los respaldos de las sillas o en algún lugar cómodo unos gorros negros de plástico para darle el toque propio de esta celebración.

Cookies ricas y divertidas

Ingredientes para la masa
Harina 0000 300 g
Manteca 200 g
Azúcar 100 g

Para la cobertura
Azúcar impalpable
Limón
Agua
Cacao

Preparación Masa:
Mezclá la manteca con el azúcar y luego agregá la harina. Estirá la masa a 2 cm de grosor y cortá con moldecitos. Uní los sobrantes de la masa y volvé a estirar y cortar hasta terminarla. Enmatecá y enhariná una fuente para horno y cociná a temperatura moderada durante 20 minutos.

Cobertura
Mezclá el azúcar impalpable con el limón y luego vertilo sobre las galletitas antes de introducirlas en el horno. Podés agregarle algún colorante a la mezcla para darle un toque bien festivo o espolvorearlas con cacao.