Menu & Search
La importancia de lavarse las manos

La importancia de lavarse las manos

15 de octubre – Día mundial del lavado de manos.

Lavarse las manos es una de las maneras más efectivas de prevenir cualquier tipo de infección. Convertirlo en un hábito cotidiano es muy beneficios para nuestra salud. Esta acción simple es un hábito saludable al cual todos debemos prestarle atención.

Si bien hoy en día está mucho más difundida por ser un recurso fundamental para prevenir el contagio de COVID-19, es importante saber cómo y cuándo es aconsejable hacerlo, para que su acción preventiva sea eficaz.

¿Cómo lavar nuestras manos?

  1. Mojate las manos con agua corriente limpia y cerrá la llave de agua.
  2. Frotate las manos con jabón hasta que haga espuma. Hacelo por el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas durante al menos 20 segundos.
  3. Enjuate las manos con agua corriente limpia.
  4. Secate con una toalla limpia o al aire.

¿Por qué lavar las manos?

Los microbios y gérmenes conviven con nosotros en el ambiente. Si no te lavás las manos ante determinadas situaciones aumenta el riesgo de fomentar su transmisión hacia vos u otras personas. Por eso, es importante tener las manos limpias cuando:

  • Tocás tus ojos, nariz o boca.
  • Preparás o consumís alimentos o bebidas.
  • Si luego de toser o taparte la boca, le tocás las manos a otro o a un objeto de uso compartido.
  • Tocás una superficie u objeto que crees puede estar contaminado.

Recordá lavarte las manos especialmente:

  • Antes, durante y después de cocinar y comer.
  • Antes y después de cuidar a alguien en su casa que tenga vómitos o diarrea.
  • Antes y después de tratar una cortadura o una herida
  • Después de ir al baño o cambiar pañales.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Después de manipular basura.

Durante la pandemia de coronavirus es importante sumar la limpieza de manos:

  • Después de estar en un lugar público o haber tocado algún objeto o superficie de uso comunitario como los changos de supermercado, manijas, pantallas de cajeros, bancos de plaza, entre otros.
  • Antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca ya que son las vías de ingreso del virus al cuerpo.

Recordá que los pequeños hábitos pueden hacer la diferencia en nuestra salud. Cuidate.

Dra. Florencia Rolandi, Médica Cardióloga, MN 100.667.