Menu & Search
Milanesas ¡llenalas de semillas!

Milanesas ¡llenalas de semillas!

Hoy los argentinos celebramos su día porque es una de las comidas preferidas pero, como todo, se aggiorna con versiones de empanados saludables para comerla sin culpa.


Fritas, al horno, solas, con queso, a la Maryland, completa, en sándwich o al plato: hay tantas maneras de comer milanesas como fanáticos que tiene. Tal es así, que fueron los usuarios en las redes sociales quienes, hace unos años, impulsaron una campaña para decretar que cada 3 de mayo se celebre el Día Nacional de la Milanesa en Argentina.

A la hora de prepararla también encontramos variedad de formas que van más allá del típico pan rallado con huevo. Así, acorde a los tiempos que corren, nos encontramos con opciones de empanados saludables con salvado de avena o trigo y semillas o frutos secos, como las que nos propone la nutricionista Noel Arguello. “Pueden usarse como único ingrediente o mezclándolos para aumentar su valor nutricional”, dice.

Con salvado de trigo: es la cáscara del grano, una de las ventajas que tiene es que cuenta con fibra insoluble que retiene gran cantidad de agua, por lo que aumenta el tamaño de las heces y favorece su rápida eliminación. Tiene el beneficio de disminuir el colesterol al absorberse menos en sangre. Se puede empanar directamente a la carne o mezclarlo con pan rallado o avena.

Con salvado de avena: es el alimento resultante del refinamiento del grano de avena. Es un cereal de los que se considera más completo y sano. Es un gran alimento para nuestra salud intestinal debido a la cantidad de fibra soluble que tiene, la cual se ha mostrado eficaz a la hora de reducir el colesterol malo en el organismo, ya que hace que sea expulsado en las heces. Además, el salvado evita el estreñimiento para una mejor salud intestinal. Es un buen alimento para aquellas personas que sufren problemas en el intestino, previniendo problemas como las hemorroides.

Sumá valor nutricional

Una vez elegido qué tipo de salvado utilizar, lo ideal es agregar semillas o frutos secos a la mezcla para tener un mayor aporte de nutrientes. “Se puede elegir una variedad o hacer un mix”, aclara Arguello y nos cuenta los beneficios que sumaremos para nuestra salud:

  • Con semillas

Semillas de Chía: tienen calcio y aportan hierro, folato, ácidos grasos omega-3 y la fibra soluble.
Semillas de Calabaza: Su ingesta aumenta los niveles de hierro, zinc, vitamina B, magnesio y proteínas. Contienen antioxidantes y una alta concentración del aminoácido triptófano, que ayuda a disminuir los niveles de ansiedad.
Semillas de Lino: ricas en fibra, magnesio, vitamina B1, y sobre todo, en ácidos grasos omega-3, al igual que la semilla de amapola que además puede realizar aportes considerables de omega-6 y 9.
Semillas de sésamo: es un gran aliado de los veganos y vegetarianos, entre otras cosas, por su gran aporte de calcio, magnesio, hierro, fósforo y selenio.
Semillas de Amapola: buenas en zinc, selenio y ácidos grasos esenciales.

  • Con frutos secos

Los frutos secos como las nueces, las avellanas, castañas, almendras, pistachos y maníes, favorecen a la disminución de riesgo de desarrollar obesidad abdominal, hipertensión arterial, ciertos tipos de cáncer y litiasis biliar, entre otras. “Un estudio publicado en Journal of Nutrition en 2009 demostró que un consumo elevado de nueces y frutos secos disminuye significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular en mujeres con diabetes tipo 2”, afirma la nutricionista. Además, presentan un elevado porcentaje de fibra cuyos beneficios son:

• Brindan mayor saciedad al hacer que la glucosa y los ácidos grasos sean absorbidos más lentamente a través del intestino.
• Reducen los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentan el bueno (HDL), previenen la arteriosclerosis.
• Aportan proteínas de alto valor biológico (nueces: 15.6 g%, almendras: 16 g%, maníes: 20 g%).
• Son antioxidantes: actúan frente a la acción de los radicales libres disminuyendo, así, los efectos tóxicos de estos últimos y previniendo el envejecimiento celular.
• Aportan vitaminas: fundamentalmente grupo B (ácido fólico) y vitamina E, que es un poderoso antioxidante.
• Minerales (Hierro, Calcio, Magnesio, Potasio, Fósforo). El contenido mineral de los frutos secos es superior al del resto de frutas frescas, indispensables para un correcto desarrollo corporal y de la capacidad intelectual.

Animate a darle una vuelta saludable a tu milanesa de siempre y celebrá su día a todo sabor.

Seguí a Noel Arguello en:
Instagram:
nutriendo_habitos