Menu & Search
Arepas argentas

Arepas argentas

Este sábado, Argentina debuta en la Copa América contra Colombia y qué mejor que hacer su plato típico adaptado a nuestro paladar.


Las fronteras se desdibujan cuando de gastronomía se trata y los ingredientes y sabores traspasan los límites para llegar a las mesas más lejanas. Es lo que sucede con las arepas, esos discos hechos con masa de maíz tan comunes de ver en Colombia o Venezuela y que, poco a poco, las estamos importando a las mesas argentinas. “El maíz es un ingrediente fundamental en la dieta de toda América, desde la época precolombina, con distintos nombres se consumen preparaciones similares en toda Centroamérica y el Caribe”, explica la cocinera Iwa Martínez Durán y, consciente de que existe “un debate bastante frecuente en torno a la propiedad nacional de la arepa entre Colombia y Venezuela” no tarda en aclarar que “es un plato de ambas gastronomías porque su origen es indígena, cuando el territorio Latinoamericano aún no estaba demarcado con fronteras”.

Iwa es colombo-venezolana y se declara “embajadora de la arepa” porque, según comenta, se ha dedicado a “estudiar y practicar sobre esta preparación, me esmero en adaptarla para que sea más rica y sencilla de preparar”. Actualmente vive en Argentina y cuenta que “observando mucho los hábitos alimenticios de los porteños fui identificando las preferencias por ciertos sabores y texturas. Me di cuenta de que lo dulce y suave tiene más fanáticos. Es así como empecé a rescatar recetas de arepas menos populares y llegué a la conclusión de que la argenta es de calabaza con maíz”.

Si bien en sus países de origen la arepa es el desayuno por excelencia, también se puede untar con queso, manteca o la combinación que prefieras para comerla en la cena o en una picada. Pocos ingredientes, rápidas y fáciles de hacer, son ideales para la previa al partido.

Ingredientes

Puré de calabaza ½ tz.
Harina de maíz pre-cocida 1 tz.
Sal al gusto
Aceite ½ cda.
Nuez moscada (opcional) 1 pizca

Preparación

En un bol se mezcla con las manos todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea y suave, se deja reposar por un par de minutos.
Sobre un separador plástico se coloca un bollito de masa, se coloca otro separador encima y con el palote se estira hasta un centímetro de grosor aproximadamente, con un aro cortante se le da forma y ese disco se lleva a una plancha caliente, para asar dos minutos a fuego medio por cada lado.

Dependiendo de la cocción que se le aplique puede ser suave o crujiente, se pueden hacer fritas, asadas u horneadas. Como dato, Iwa nos dice que “el puré de calabaza hecho asado aporta menos humedad a la masa y resulta más fácil de manipular”. Este sábado ponete la camiseta, prepará una bandeja llena de arepas argentas y empezá a alentar a la selección.

Seguí a Iwa Martínez Durán en:
Instagram:
@iwacocina

Crédito fotos: Greeys Orozco