Menu & Search
Bay biscuit, siempre vigente

Bay biscuit, siempre vigente

Una galletita tradicional que acompañó las meriendas de muchas generaciones.


¡Levante la mano quién no las mojó en la leche alguna vez! Imposible no tentarse con estas galletitas dulces que nos traen tantos recuerdos de la infancia, incluso esos que revelan nuestra edad, cuando nos remontan a la escena en el que el almacenero las saca de la caja de lata para ponerlas en la bolsa transparente en la que nos las llevábamos a casa.

Son un clásico vigente desde hace más de setenta años en los desayunos y meriendas de los argentinos y, como tal, merecen ser reversionadas. Los encargados de sorprender con una nueva versión fueron los chicos de @tenedorlibreok, pero, a no desesperar, que el sabor sigue intacto, el toque mágico lo pusieron en la técnica, para facilitar su preparación: “La receta original pide que se separen las claras de las yemas para lograr un batido bien aireado, nosotros hicimos todo junto, porque funciona muy bien y le quitamos dificultad”, dice Lucas Muzzupappa, cofundador y encargado gastronómico de @tenedorlibreok y, por supuesto, nos comparte la preparación:

Ingredientes
Huevos 4
Azúcar 175 g
Aceite 40 cc
Harina leudante 200 g
Vainilla 1 cdta.

Paso a paso
Comenzamos un batido a blanco con los huevos y el azúcar, ideal llegar a punto letra. En ese momento, comenzamos a agregar harina con cernidor y, con ayuda de una espátula o cuchara de madera, integrar. Agregar el extracto de vainilla y luego el aceite, mezclar y reservar. Encendemos el horno al máximo para que precaliente. En una asadera con bordes altos (el molde que usamos es de 20 x 10 x 8 de alto) enmantecada y enharinada, volcamos la preparación; golpeamos para sacarles el aire y cocinamos en horno medio por 25 a 30 minutos o hasta que al introducir un palillo este salga seco. Retiramos, dejamos enfriar y procedemos a cortar. Lo ideal que sean bastones del mismo grosor, los colocamos sobre una asadera y los llevamos a horno bajo para que se sequen y tuesten. En este paso, controlá que no se pasen ni se doren mucho, andá dando vuelta a cada rato las piezas así quedan parejas.

Los podés guardar en un frasco con cierre hermético y un papel de cocina en la base así no se humedecen.

Con manteca, dulce de leche, queso crema o solos… ¡Su sabor dulce y crocante es irresistible!

 

Seguí a @tenedorlibreok en:
Instagram: @tenedorlibreok
Facebook: Tenedor Libre
Youtube: Tenedor Libre