Menu & Search
Manteca Ghee, oro líquido en casa

Manteca Ghee, oro líquido en casa

Sus beneficios nutricionales y saludables la hacen una buena opción para reemplazar la tradicional, descubrí cómo podés hacerla vos mismo.


Seguro escuchaste hablar de la manteca Ghee o también llamada manteca clarificada, esa que muchas nutricionistas y cocineras están usando en sus recetas saludables. ¿De qué se trata? Victoria Cavoti, médica (MN 111 677), cocinera y autora del e-book Cocina y alimentación, alimentación complementaria e infantil, nos dice que es “junto al aceite de girasol y sésamo, la materia grasa de la cocina Ayurveda, de textura suave, es fácil de untar y ¡muy rico para comer solo!”.

A diferencia de la manteca común, la clarificada tiene menor proporción de grasas y de caseína que “es una proteína de la leche que se pierde en el proceso de elaboración del Ghee y eso hace que, en muchas ocasiones, sea más fácil de digerir”, aclara la médica.

Es común utilizarla en la cocina para activar especias (cardamomo, coriandro, etc.), para saltear verduras, tostar frutos secos, untar panes para desayunos y meriendas y para la pastelería (muffins, tortas, masas) en cuyo caso la equivalencia es, por ejemplo, si la receta dice 1 cucharada de aceite, reemplazar por 1/2 de Ghee.

¿Cómo la podemos preparar en casa? Victoria nos dice primero que “es importante usar una cacerola con fondo grueso, comprar una manteca barata ya que lo importante es el proceso de elaboración del Ghee, ¡estar muy concentrados y cocinar con amor!”. Ahora sí, vamos a necesitar:

Manteca 500 g (comprá la más barata porque con este proceso la purificás).
Ollita de acero inoxidable o la que tengas. Podés usar una tostadora debajo de la olla para que el fuego sea más bajo.
Cuchara de madera.

Para su preparación llevar la manteca a fuego bajo, revolver suave entre 20 a 35 minutos, a medida que se forme una espuma retirar con cuchara. Una vez libre de espuma colocar en frasco limpio de vidrio con tapa. Podés usar una gasa para filtrar. Dejar enfriar. No necesita refrigeración.

De esta forma podremos preparar nuestro Ghee casero y aprovechar todas las propiedades nutricionales de este oro líquido:

• Rico en ácido linoleico
• 27% grasa monoinsaturada
• Efecto antioxidante
• Rico en vitaminas A, D, E y K
• Libre de caseína

Los beneficios que brinda a nuestra salud son para:
• Dolor de oídos
• Fiebre
• Estreñimiento
• Cansancio y fatiga
• Favorece el proceso digestivo mejorando la nutrición
• Lubrica articulaciones

¡Con tu manteca Ghee casera ahora vas a poder untar el pancito cuando quieras!

Seguí a Victoria Cavoti en:
Instagram: @
soyvictoria_mamaymedica
Web: Soy Vitoria Mamá Médica