Menu & Search
Ponele sabor al agua

Ponele sabor al agua

Si sos de los que les cuesta tomarla, agregale unas frutas y algunas hierbas y transformala en tu saborizada preferida.


El agua es la mejor bebida que podemos elegir para estar bien hidratados. De eso no hay dudas. Sin embargo, a muchas personas les cuesta incorporarla para acompañar las comidas o, simplemente, para completar los dos litros diarios recomendados. En el día mundial del Agua, te proponemos saborizarla de forma natural para que cada vez que quieras tomarla se te haga agua la boca.

La cocinera Candelaria Córdoba nos cuenta que “la mejor manera de hacerla es en una jarra abierta, colocar la fruta cortada o el jugo de fruta con jengibre, menta o limón y con una cuchara de madera aplastar todo para que libere esencias y perfumes. Le agrego agua, sigo machacando y agrego más agua. Más días en la heladera, más fuerte y más intensa quedan. Como opción para endulzar se puede agregar estevia o miel, pero no azúcar porque se sienten los cristales”. Para tentarnos y amigarnos con el agua, nos comparte estas dos opciones superfáciles de hacer:

Lima + menta + jengibre + agua

En un litro de agua agregar el jugo de dos limas más dos limas cortadas para que perfumen y saboricen. Machacar. Agregar la menta en cantidad a gusto y dos o tres rodajas de jengibre, volver a machacar y enfriar en la heladera.

Maracuyá + menta + agua

En un litro de agua agregar 200 cm3 de pulpa de maracuyá o 3 maracuyá cortados en gajos. Agregar unas ramitas de hojas de menta y machacar todo. Llevar a la heladera para enfriar.

Las medidas, aclara la cocinera, son “muy a ojo hasta que uno le encuentra el punto de acidez, suavidad o intensidad que prefiera” y agrega que “se pueden hacer con las frutas y con las hierbas que uno tiene, es cuestión de ir creando las aguas saborizadas que más nos gusten. A mí me gusta mucho hacerlas con lima o limón, o con algún cítrico como naranja, pomelo, ciruela o maracuyá. Les agrego hojas de menta, albahaca y las tomo bien frías hasta en el desayuno”.

Mantenernos hidratados nos ayuda al buen funcionamiento de los riñones, el hígado, el sistema digestivo e inmunológico, lubrica las articulaciones, controla la temperatura del cuerpo, retarda los procesos de envejecimiento, optimiza las funciones cognitivas y ayuda a perder peso. Beneficios más que suficientes para ponerle sabor al agua y comenzar a hacerla parte de nuestra vida.

Seguí a Candelaria Córdoba en:
Instagram:
@candelariacordoba