Menu & Search
Cocina de estación

Cocina de estación

Empezó el otoño y llegan los vegetales y frutas cosechados en esta temporada. En esta nota te contamos cuáles son para que los aproveches en tus platos y en la vianda de los chicos para el cole.


Cada nueva temporada es una oportunidad para aprovechar las frutas y verduras que nos regala la naturaleza y el otoño no es la excepción. Son muchas las razones que tenemos para hacerlo, algunas de ellas, nos dice la licenciada en Nutrición María Laura Couso (MN 8858) porque:

  1. Son más frescos, al cultivarse en un clima adecuado y crecer de manera natural, conservan mejor sus propiedades nutricionales, sabor y aroma.
  2. Están a buen precio y generalmente son más accesibles.
  3. Son más ecológicos, seguramente tendrán menos residuos químicos de plaguicidas o fertilizantes debido a que si se cultiva un alimento contra natura, forzando a la planta a crecer fuera de tiempo cuando el clima no le es favorable, se debe recurrir a la utilización de estos productos.

Las de otoño

Para exprimir al máximo esos beneficios, al ir a la verdulería estas son las frutas y verduras que debemos elegir en esta temporada:

  • Frutas: Banana, limón, mandarina, manzana, membrillo, naranja, palta, pomelo.
  • Verduras: Acelga, apio, batata, berro, brócoli, cebolla de verdeo, coliflor, chaucha (judía), lechuga, hinojo, puerro, rábano, radicheta, remolacha, repollo, repollo de Bruselas, zanahoria, zapallo.

Este grupo de alimentos aporta fibra, variedad de vitaminas y minerales, y contienen fitoquímicos (pigmentos responsables del color y del sabor de las distintas frutas y hortalizas). La Licenciada en Nutrición agrega que “cada color de frutas y verduras tiene propiedades distintas, por lo tanto, un alimento no sustituye a otro y lo ideal sería consumir al menos dos o tres por día, evitando en parte la monotonía y brindando diversidad de nutrientes”.

Es cierto que con la cocción se pierden algunos nutrientes, por lo que la Licenciada Couso aconseja “preparar la fruta y las hortalizas al vapor si las vamos a cocinar, porque así las vitaminas no tienen contacto directo con el agua, de esta manera evitamos que vitaminas hidrosolubles como la vitamina C pasen al agua de cocción. Cortar los productos en trozos grandes (o cocinarlos completos) también ayuda a reducir la pérdida de nutrientes al limitar la superficie”.

Junto con un saquito o una bufanda para los días más frescos que empiezan con el otoño, a no olvidar poner en la lista las verduras y frutas que vamos a encontrar bien frescas en la góndola esta temporada.

Seguí a la Lic. María Laura Couso en:
Instagram:
@mlc_nutricion