Menu & Search
Pasos para una alimentación saludable

Pasos para una alimentación saludable

Cambiar los hábitos no es tarea fácil pero con constancia y voluntad se puede lograr.


El día Mundial de la Alimentación es un buen momento para reflexionar cómo nos estamos alimentando. En los últimos años se habla mucho de alimentación saludable, pero ¿qué significa? “Es aquella que nos aporte todos los nutrientes que necesita el organismo: hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, agua. Tiene que ser una alimentación adaptada a la edad, sexo, talla, actividad física que se realiza y a su estado de salud”, dice la Lic. en Nutrición Elizabeth Bueno (MN 1042), quien trabaja en Internación y consultorios externos de Sanatorio Otamendi.  
 

Los pasos para cambiar los hábitos hacia una alimentación más saludable, deben ser progresivos pero constantes. Así, la nutricionista recomienda:  

  • Realizar una alimentación equilibrada.
  • Hacer las 4 comidas con agregado de 1 o 2 colaciones.
  • Comer despacio, masticando bien cada bocado y en lo posible sentarse.
  • Cocinar con métodos sencillos: al vapor, hervido, con poca sal y grasas.
  • Consumir 2 litros de agua por día.
  • Realizar actividad física.

 A la hora de elegir los alimentos, el consejo es: 

  • Consumir proteínas, principalmente pescados y carnes magras
  • Incluir lácteos y derivados descremados
  • Aumentar el consumo de fibras, verduras, frutas, legumbres, cereales integrales.
  • Bajar el consumo de grasas; embutidos, pastelería, azúcar, bebidas azucaradas y alcohol.

Los hábitos no se cambian de un día para el otro, “el tiempo es diferente para cada ser humano, lo importante es la voluntad de querer cambiar y saber que uno puede hacerlo”, afirma Bueno y agrega que “los buenos hábitos nos llevan a tener una vida saludable y a no contraer enfermedades asociadas a la mala alimentación”. 
 

Comer mejor, no significa olvidarnos de esos gustitos que tanto nos tientan pero sabemos que no son los más sanos. “Siempre debemos recordar que en exceso nada es bueno, pero ¡claro que podemos darnos permitidos! Solo es importante entender que esos alimentos no deben ser parte de la alimentación diaria”, explica la profesional.  

Así, incorporando hábitos más saludables podremos mantener un equilibrio que nos haga sentir mejor.