Menu & Search
Las fiestas y la alimentación: lo que hay que hacer

Las fiestas y la alimentación: lo que hay que hacer

La agenda de diciembre nos encuentra llenos de eventos y reuniones con la comida como protagonista. Si tenemos en cuenta algunos consejos, podremos disfrutar de todos sin privarnos de nada.


Llega diciembre y con el último mes del año los encuentros sociales dan rienda suelta a los grandes banquetes argentinos en los que la comida y el alcohol se hacen presentes.
“Si bien somos seres sociales y como tal participantes de grandes festejos, el comer de manera desmedida y descontrolada puede afectar nuestra salud generándonos aumento de la presión arterial, sobrepeso, aumento del colesterol y de los triglicéridos, entre otras cosas que son consecuencias del mal comer. Sumado a los festejos, el estrés que a muchos les causa reunirse o terminar el año puede llevar a canalizar las emociones de angustia, tristeza o melancolía a través de la comida y todo esto, sumado a la mala alimentación por exceso calórico, puede predisponer mayormente al infarto”, explica la licenciada en Nutrición Teresa Cóccaro.

Tres reglas

Para evitar toda complicación sobre la salud en tiempos de festejos hay que aplicar las siguientes reglas:

  • Se puede comer de todo, sin comerse todo
  • No se debe pensar que es la última cena
  • La prohibición invita al atracón

“Estos tres conceptos hacen referencia a la legalización del placer a través de los alimentos, es decir, que si la mayoría del tiempo uno es prolijo con lo que come y se mueve, no tiene nada malo incluir alimentos calóricos en dos o tres eventos semanales, aunque siempre debe hacerse controlando la cantidad de la comida y de la bebida; sobre todo si se va a elegir alcohol”, comenta la especialista.

Prohibido privarse

¿Cómo poder comer de todo sin comerse todo? Es fácil si se tienen en cuenta los siguientes consejos:

  • No pensar que hay un evento próximo. El ayuno es el gran causante del atracón.
  • No saltear comidas durante el día del evento. Realizar con normalidad las cuatro comidas en horarios flexibles incluyendo todos los grupos alimentarios. Incluir una fruta o un lácteo una hora antes del evento, dado que genera saciedad.
  • Moverse aunque sea 30 minutos el día del evento y tratar de llegar al lugar de reunión caminando o dejar el auto lejos de modo que al regresar se pueda caminar y quemar al menos algunas calorías y hacer una correcta digestión.
  • Al llegar al evento, elegir lo que más guste. Si gusta más lo salado se comerá menos de lo dulce y, si gusta más lo dulce, se dejará un espacio para el postre y las confituras.
  • Elegir agua, soda o bebidas sin azúcar y, si se elige alcohol, utilizar la siguiente regla: tomar la mitad de lo que se toma habitualmente. A modo de ejemplo: si usualmente se toman cuatro vasos de cerveza, se sugiere tomar dos.

El día después

Una vez finalizado el evento, se sugiere retomar la rutina de los hábitos saludables aplicando los siguientes consejos:

  • No ayunar: las deudas de hambre se pagan con comida
  • No realizar dietas líquidas ni detox
  • No realizar una alimentación solamente a base de frutas o verduras
  • Realizar las cuatro comidas en horario flexible
  • Incluir todos los grupos alimentarios
  • Beber agua
  • Moverse

Como conclusión, Cóccaro afirma que “para que se considere disfrute y no atracón habrá que tener mucho cuidado en la cantidad de lo que se come”. De esta forma, las fiestas serán realmente felices.