Menu & Search
Pepas saludables

Pepas saludables

Son integrales, sabrosas y muy fáciles para prepararlas y rellenarlas con el dulce que más les guste.


Cocinar con los chicos siempre es una actividad divertida y, si es para celebrar su día, ¡aún más! Estas galletitas pepas son una buena opción, no solo por ser integrales, sino porque cada uno les puede poner su dulce preferido.

Antes de tentarnos con la receta, Florencia Orsetti de @sano_equilibrio nos da algunos consejos para que estas pepas salgan perfectas:

  • Para que no se seque el dulce que elijas: es el tiempo de cocción; si las dejas más tiempo, el dulce se deshidrata y es por eso que queda duro así que ¡no te despegues del horno! 
  • Para que queden con la textura justa: una vez que la base esté levemente dorada y las veas blanquitas por arriba, ya están.
  • Para que el dulce no se queme: nunca pongas el cubito de dulce de membrillo o batata directamente sobre la galleta porque no se va a fundir y puede quemarse. Lo que hay que hacer es calentar el dulce que estaba a temperatura ambiente con un poquito de agua y ahí pisarlo. Esto también va a intensificar un poco más su color.
  • Para que al morder la masa se desgrane y no quede dura: la clave es no amasar, no trabajar la masa, sino solamente integrar y unir los ingredientes ¡recordá que cuanto menos mezcles, mejor!

Ahora sí, a llamar a los chicos y a poner manos en la masa para hacer estas pepas integrales como nos enseña Florencia:

Ingredientes
Harina integral 1 tz.
Harina de avena ½ tz.
Polvo para hornear ½ cdta.
Azúcar mascabo 1/3 tz. + edulcorante 5 sobres
Aceite neutro 1/3 tz.
Extracto de vainilla c/n
Ralladura de 1 limón o naranja
Huevo grande 1 un.
Leche descremada o agua 2 cdas.
Dulce de membrillo light (o común) o mermelada a elección c/n
.
Preparación: mezclar los secos y luego añadir los líquidos hasta formar una masa, añadir agua o leche descremada de a poco si es necesaria. La masa queda húmeda así que no se asusten, llevar a la heladera unos minutos y luego formar bolitas con la mano, presionar el centro haciendo un hueco con el dedo, disponer sobre una placa engrasada y en ese huequito poner 1 cucharadita de dulce de membrillo, batata o mermelada previamente pisado con un poquito de agua caliente para que sea más fácil de trabajar. Llevar al horno precalentado a 180 por 7-10 minutos, hasta que estén comenzando a dorarse.

Se pueden hacer el mismo día del niño o unos días antes y guardarlas en un frasco para mantenerlas frescas, incluso es una buena idea para regalarles como souvenir en pequeñas bolsitas o frasquitos decorados.

Seguí a Florencia Orsetti en:
Instagram:
@sano_equilibrio